Google Sandbox: Qué es y cómo evitarlo

Marketing Digital

En el año 2004, especialistas en SEO se dieron cuenta de que Google no permitía que sitios nuevos ocuparan posiciones superiores a la segunda página de los buscadores. En ese entonces, surgió la teoría de que lo que estaba causando esto era un algoritmo llamado Google Sandbox.

Esto era una teoría. Hasta el año 2010 circulaban mensajes en foros con supuestas “pruebas” de su existencia. Esta teoría, entonces, evolucionó en un término muy utilizado actualmente.

Hoy se dice que un sitio web ha sido víctima de Google Sandbox cuando no está bien clasificado. En Chili te contamos más sobre qué es Google Sandbox y algunos conceptos de SEO.

¿Qué es Google Sandbox?

Si tu dominio web es nuevo, lo más probable es que no aparezca en los primeros puestos de los buscadores. Puede que hayas aplicado las mejores estrategias de SEO del mundo, pero no será suficiente. Y no es porque hayas hecho algo mal. Simplemente has sido víctima de Google Sandbox.

¿Qué tiene que ver Google Sandbox con los conceptos de SEO? Digamos que es una especie de “período de prueba” con restricciones para nuevos sitios web.

Básicamente, si eres nuevo, Google no te considera relevante. El motor de búsqueda considera que los sitios más antiguos son más auténticos y merecen mejor clasificación. Entonces Google filtra los nuevos sitios web y el supuesto algoritmo clasifica las páginas antiguas en la parte superior y las nuevas se quedan atrás.

Puedes comprobar si esto te está pasando de manera muy fácil. Prueba buscar tu sitio web en Google. Cuando introduces el dominio, por supuesto, sales en primera página. Pero cuando intentas buscar el sitio por palabras clave, te darás cuenta de que estás muy atrás.

Si bien esto es algo que es bastante usual, nadie está realmente seguro de que este algoritmo exista. Ni siquiera los representantes de Google lo han confirmado. Veamos entonces por qué tu sitio web puede experimentar el “efecto Google Sandbox”.

¿Por qué puede aparecer el efecto Sandbox?

Ni representantes de Google, ni especialistas en SEO niegan que a los nuevos sitios les cueste posicionarse mejor. Sin embargo, puede que no se deba a ningún algoritmo fantasma devorador de sitios web jóvenes. La causa más probable es la influencia de varios algoritmos o que estés infringiendo alguna regla de Google.

En el período inicial de la existencia de un dominio, el sistema está tratando de entender si el nuevo sitio es cualitativo, relevante y si merece una posición alta.

Entonces, puede que al principio Google lo muestre en posiciones altas para comprobar la reacción de los usuarios y luego devuelva la calificación a la tasa media para estabilizar el crecimiento.

Los tres factores principales por los que Google considera que un sitio web “merece” una clasificación alta son la experiencia, la autoridad y la fiabilidad. Además se tienen en cuenta los backlinks y otros aspectos. Convencer a Google de que un sitio es de fiar puede llevar tiempo.

Estos son los principales factores que pueden impedir que tu sitio esté bien posicionado:

  • Contenido insuficiente: Google necesita rastrear muchas páginas para entender a qué nicho pertenece un dominio.
  • Poca interacción con usuarios: Google no puede entender el comportamiento de los usuarios, por lo cuál se dificulta procesar datos.
  • Backlinks escasos o de mala calidad: Los backlinks son uno de los factores que definen a Google, por lo que si son escasos o de mala calidad, el sitio no posicionará bien.
  • Gran número de competidores: Si hay mucha competencia en tu nicho, será más difícil alcanzar las primeras posiciones.

Ahora que sabemos cuáles pueden ser los posibles problemas de tu sitio, veamos qué se puede hacer para evitar el “efecto Google Sandbox”.

Cómo evitar el “efecto Sandbox”

Se necesita tiempo para que un sitio web obtenga tráfico orgánico y se posicione mejor. El período “Google Sandbox” puede durar hasta casi un año. Sin embargo, se puede reducir teniendo algunas cosas en cuenta.

Consigue indexación

Comprueba si tu sitio ha sido indexado por Google. Para eso, escribe el nombre de tu dominio en el buscador. Si no aparece, quiere decir que no está indexado, lo cual es lo primero que debes hacer. Para ello, registra tu dominio en Google Search Console y envía tu mapa de sitio XML.

Genera más tráfico de usuarios

Si los usuarios muestran interés en tu sitio web, eso puede ayudar a evitar el efecto Google Sandbox. Conseguir tráfico orgánico es uno de los mejores métodos ya que aumenta la reputación de tu dominio.

Haz actividades en redes sociales

Crea cuentas en redes sociales para tu marca, publica anuncios y mantén a su audiencia comprometida. Vincula toda la actividad de su sitio a los medios sociales, ya que esto ayuda a dar prueba de autenticidad a Google.

Construye la autoridad del sitio

Para esto, necesitas una buena estrategia de backlinks. Utiliza backlinks de buena calidad, enlaces internos y menciones de páginas de alto rango para construir la autoridad del dominio.

Compra un dominio activo

Este es, probablemente, uno de los métodos más fáciles para evitar el efecto Google Sandbox. Adquiere un dominio que tenga tráfico decente y modifícalo según tus necesidades.

Posiciona tu sitio web y vence al algoritmo

En síntesis, lo más probable es que no exista este algoritmo malvado. Simplemente sucede que los algoritmos de Google no pueden “juzgar” a un sitio web y dar clasificaciones altas tan rápido.

Esta es la razón por la cual es difícil promocionar sitios nuevos en los primeros meses. No se debe a Google Sandbox, sino a que el motor de búsqueda aún no está familiarizado con ellos.

Si tienes un dominio nuevo y te está costando posicionarlo, en Chili podemos ayudarte con una buena estrategia SEO. ¿Te interesa? Entonces ponte en contacto con nosotros y recibe una cotización gratuita. ¡Te esperamos!