Estrategia SEO: Beneficios para tu empresa y/o marca

Marketing Digital

Anteriormente, estuvimos viendo las diferencias entre SEO y SEM. En ese artículo exploramos un poco las diferencias clave de cada uno, así como la importancia de tener buenas estrategias en ambas áreas del marketing. Pues bien, hoy nos enfocaremos en la estrategia SEO para un buen posicionamiento de marca.

Repasemos un poco. ¿Qué es SEO en marketing digital? 

SEO (Search Engine Optimisation) es un proceso que consiste en aumentar la visibilidad de un sitio o página web en motores de búsqueda. Esto se hace a través de resultados orgánicos.

El objetivo del SEO en marketing digital es generar contenidos que sean relevantes para los usuarios. Por lo tanto, estos contenidos se adaptan de manera tal que los motores de búsqueda los reconocen como valiosos. A su vez, esto causa que el sitio o página web en cuestión reciba más visitas.

Por ello, si quieres que tu marca tenga un buen posicionamiento en redes, la mejor jugada es apostar por una estrategia SEO cuidadosamente planeada.

Te contamos lo que debes saber sobre los beneficios que un plan de SEO tiene para tu empresa y/o marca.

¡Acompáñanos!

¿Qué beneficios tiene una estrategia SEO en marketing digital?

Dejemos conceptos claros: una estrategia de SEO es un plan detallado que tiene como objetivo mejorar el posicionamiento de un sitio web en los motores de búsqueda.

En el marketing digital se realizan este tipo de planes para hacer justamente eso. Como consecuencia, más usuarios se fijarán en el sitio y harán clic en él. Si el contenido que se encuentra es relevante, aumentarán las probabilidades de conversión, es decir, que tu marca venderá más.

Ese es el objetivo principal de una estrategia SEO. Pero no termina todo allí. 

Veamos qué otros beneficios clave tiene un plan de SEO para tu marca.

1. Una estrategia SEO genera tráfico de alta calidad

Como ya mencionamos, un sitio web optimizado tiene más probabilidades de generar visibilidad orgánica. Es decir, más usuarios lo encuentran

Sin embargo, no estamos hablando de cualquier usuario. Una estrategia SEO planeada de forma eficaz hará que tu sitio web llegue a una audiencia que realiza búsquedas pertinentes. Es decir, que el potencial cliente está buscando activamente lo que tu negocio ofrece.

Esto quiere decir que no necesitas de un anuncio publicitario para convencer a una persona de que visite tu sitio. Si tienes un buen posicionamiento de marca, el usuario le dará clic porque lo considera relevante y valioso. Por consiguiente, el tráfico que se genera es de buena calidad.

2. Una estrategia SEO mejora la credibilidad de tu marca

Contar con una estrategia SEO bien ejecutada aumentará la credibilidad del sitio web de tu negocio. Esto quiere decir que los usuarios confiarán en tu marca. Pero, ¿cómo sucede esto?

Lo explicaremos de esta manera: Google clasifica los sitios web basándose en ciertos aspectos, como la autoridad, el contenido, la velocidad y si tiene versión móvil.

Por supuesto, aunque tú no tengas en cuenta esto, seguramente esperas que en los primeros resultados haya un sitio que sea relevante para ti.

Por lo general, los usuarios confían en el algoritmo del motor de búsqueda. Además, seamos sinceros. ¿Cuántas veces pasamos a la segunda página de Google cuando buscamos algo? Casi nunca, ¿verdad? Es por eso que una marca bien posicionada tendrá mucha más credibilidad que una que está en la segunda o tercera página de un buscador.

3. Un plan de SEO brinda resultados duraderos

Es verdad que el impacto comercial más significativo que tiene un sitio optimizado se produce durante el primer año. Sin embargo, una estrategia de SEO sigue dando frutos incluso después de que termina una campaña. En consecuencia, los resultados pueden seguir aumentando durante años.

Recuerda que SEO no da resultados instantáneos. Primero que nada, aplicar una estrategia SEO y dominar el algoritmo de Google toma cierto tiempo. No obstante, todos esos esfuerzos valdrán la pena a largo plazo.

4. La optimización SEO atrae un amplio espectro de audiencias

Si lo que buscas es atraer una audiencia determinada, contar con una estrategia SEM será más que suficiente. Pero si buscas atraer a más de un tipo de audiencias, SEO es la solución ideal. 

Veamos esto con un ejemplo. Imagina que tienes un negocio de accesorios y maquinaria deportiva, y quieres vender tanto a gimnasios como a personas que entrenan en su casa. Dentro del mismo sitio web puedes crear y optimizar dos páginas: una dedicada a propietarios de gimnasios y otra para personas individuales que amen entrenar.

¿Ya viste lo beneficiosa que puede ser una estrategia SEO para tu marca? ¿Estás listo para planear una y llevarla a cabo? En Chili te mostramos cómo hacerlo.

Cómo planear tu estrategia SEO en 2022

A continuación te mostramos una guía básica para planear tu estrategia de SEO en 2022. De esta manera, tendrás lo mínimo indispensable para asegurar que el sitio web de tu marca sea un éxito.

Sigue leyendo para aprender lo esencial. Desde la importancia de una auditoría SEO hasta los KPI más importantes.

1. Determina tus objetivos SEO o KPI

Antes de comenzar a aplicar tu estrategia de SEO, es fundamental que definas los objetivos SEO o KPI que quieres alcanzar. 

Después de todo, si no cuentas con KPI claros y definidos, tus esfuerzos en SEO no darán resultados cuantificables.

Lo primero que debes hacer es identificar los resultados generales de SEO en marketing. Luego, define tus KPI por cada proceso de SEO. Es decir, busca qué quieres lograr dentro de cada proceso (aumentar ventas, cuota de mercado, tráfico, conversiones), cómo vas a lograrlo y cómo vas a medir esos resultados.

Ahora sí estás listo para llevar a cabo tu auditoría SEO.

2. Haz una auditoría SEO

Una auditoría SEO es un análisis detallado que mide y revisa los aspectos que afectan el posicionamiento de marca en un motor de búsqueda. Es un paso fundamental al momento de crear una estrategia SEO que produzca resultados medibles.

El objetivo de la auditoría SEO es identificar el mayor número posible de problemas fundamentales que impiden que tu sitio web se posicione en los primeros resultados de búsqueda.

El tipo de problemas que se detectan son problemas técnicos, la estructura del sitio web, la experiencia del usuario, contenido faltante o de mala calidad, la competencia, entre otros.

Una vez que hayas aplicado tu estrategia, recuerda efectuar una auditoría SEO cada cierto tiempo para verificar que tu sitio web siga en condiciones de posicionarse correctamente.

3. Elige temas a desarrollar y palabras clave

Es momento de definir qué temas vas a cubrir en el contenido de tu sitio web. Una vez sepas qué es lo que vas a producir, elige palabras clave asociadas a esos temas.

Elegir las palabras clave correctas es fundamental en una estrategia SEO, puesto que debemos tener en claro qué es lo que busca nuestra audiencia.

Si no tenemos eso definido, puede que produzcas contenido masivo que no posicionará correctamente ya que no se utilizan las palabras clave de manera estratégica.

4. Crea contenido relevante

Debes tener en cuenta que los temas que planees deben estar adecuadamente relacionados a las palabras clave. No trates de engañar a Google y ofrece contenido que tus potenciales clientes realmente quieren leer.

Si creas contenido que no está alineado con tus palabras clave, el usuario verá que tu sitio web no está relacionado con lo que busca. Por consiguiente, todo tráfico generado rebotará y no se producirán conversiones.

5. Implementa tu estrategia de backlinks

Una estrategia de backlinks busca generar tráfico a tu sitio web desde otras fuentes en Internet. Por regla general, los sitios con más autoridad que enlazan con tu contenido impactan más en el posicionamiento. 

6. Mide tus KPI de SEO

Una estrategia SEO puede llevar mucho tiempo y esfuerzo. Por eso, es importante hacer un seguimiento de resultados para comprender los procesos que han sido exitosos y aquellos en los que hay que mejorar. 

Antes de empezar a medir los resultados de tu campaña SEO, es importante reconocer cuáles son los KPI más importantes a tener en cuenta:

  • KPI de clasificación de palabras clave: Nos permiten saber si nuestras palabras clave están clasificando en las primeras páginas de Google. Por ejemplo, si una de nuestras palabras clasifica en la página dos, entonces debemos redirigir nuestros esfuerzos allí para subir su clasificación.

  • KPI de conversiones: Son útiles para medir las conversiones y los leads. Por ejemplo, una conversión puede darse cuando el cliente efectúa una compra, se suscribe a un newsletter o pide hablar con un asesor. También es importante medir los leads que se producen de esas conversiones orgánicas.

  • Otros KPI de SEO: Estos incluyen la cantidad de visitas orgánicas, las páginas que están recibiendo mayor tráfico orgánico, en qué zona geográfica se encuentran los mejores prospectos, la cantidad de tráfico generado por backlinks, etc.

¿Qué te pareció esta pequeña guía? ¿Te interesa desarrollar una estrategia SEO para posicionar tu marca? En Chili podemos ayudarte. ¡Contáctanos y descubre cómo podemos ayudarte para aumentar las ventas desde tu sitio web!